miércoles, 22 de junio de 2016

GLOSA PIE QUEBRADO - 10 - MAYO




                            Entre el mal y el bien me veo
                            Y no encuentro solución
                            Las cosas son como son
                            Y lucho por lo que creo.
                            Gustavo Fajardo                                                         



A lo largo de la vida
no podemos elegir
hay que nacer y morir
según el tiempo decida.
Aunque yo busque salida
no hallo lo que deseo,
por todo ello me creo
que no tiene explicación
y con esta situación
entre el bien y el mal me veo.
                         
No debes darle más vueltas
si sufres un desencanto
no te escondas en el llanto
y ten las penas envueltas.
Las dudas serán resueltas
y si pasas a la acción
te invadirá la emoción.
Yo no dejo de pensar   
que nos pudiera pasar
y no encuentro solución. 

Aunque con lágrimas veas
las desdichas de este mundo
no te hundas en lo profundo
y lucha por lo que creas.
Por muy valiente que seas
vive con moderación,
no arrases como un ciclón,
la vida es una aventura
que has de  vivir con mesura
las cosas son como son.

Creo que antes de nacer
se programa nuestra vida
para que sea tan querida
que nadie pueda romper.
Nos tenemos que creer
que la vida es un recreo       
nada entiendo lo que veo,
pues es como un tobogán,
unos vienen y otros van
y lucho por lo que creo.






















jueves, 9 de junio de 2016

SONETO A LA PRIMAVERA





A mis versos llegaste, Primavera,
cubriendo con aromas mis canciones
adornaste ventanas y balcones
floreciendo en el río su ribera.

Con alma de poeta, yo quisiera
volar como vuelan los halcones,
avivar con mis versos los fogones 
invocando a las musas en la hoguera.

Volarían al cielo cual cometas
teñidos mis poemas de colores
esquivando mil flechas y saetas.

Para cerrar mis versos con un broche
robaría el fulgor a las estrellas
oscureciendo el manto de la noche.
















viernes, 6 de mayo de 2016

COPLILLAS GADITANAS

         

             



Arriba de Grazalema
hay dos pájaros cantores
que avisan a las mujeres
cuando llegan los pastores.

De las flores del jardín
ellas visten sus colores,
nardos, rosas y jazmín
que embriagan con sus olores.

De Grazalema hasta el mar
motean los Pueblos Blancos
paredes de cal y forja
son El Bosque, Ubrique y Arcos.

Ubicados en los montes
rodeados de barrancos,
agua fría de sus ríos
los niños cruzan con zancos.

Con la mejor piel de Ubrique,
y elaboradas a mano
se realizan las monturas
del caballo cartujano.

Voy cabalgando por Cádiz
en mi yegua jerezana,
la contempla un potro blanco,
¡qué bella estampa gitana¡

Bonita la primavera
en las noche gaditana,
los luceros son gitanos
y la luna jerezana.


GLOSA DE PIE QUEBRADO - 9 - ABRIL






Día tras día despierto
en la realidad del mundo
me levanto nauseabundo
y de tristeza voy muerto.
Gustavo Fajardo

Tengo una duda en mi mente
que nadie puede aclarar
me machaca sin parar
aunque yo, a veces, me ausente.
Me considero demente
estoy en tal desconcierto
que al ver tanto sufrimiento
pienso en ello sin parar,
pasando sin descansar
día tras día despierto.

Pensando en profundidad
la situación es latente,
y la gente indiferente
a la pura realidad.
En honor a la verdad
es todo tan tremebundo
que si ves un vagabundo,
consideras su vagar
algo fuera de lugar
en la realidad del mundo.

Quizás fuera una quimera
la igualdad de los humanos
y se nos va de las manos;
la conciencia nos altera.
Hoy no es todo primavera,
hay resquicios en el mundo
que sufren dolor profundo
y ante tanta adversidad,
me acuesto con ansiedad,
me levanto nauseabundo.

Vemos tanta incertidumbre
en las mentes gobernantes
que ideas apabullantes,
son pavesas en la lumbre.
Sus reuniones en la cumbre
no alcanzan ningún concierto
y ante tanto desacierto,
    ya no hay alguien que se imponga,
    la situación se prolonga
    y de tristeza voy muerto.





sábado, 9 de abril de 2016

MUERTE Y ASCENSION






                


Tembló la tierra, tembló,
supuró sangre su herida
cuando la lanza fundida
en su cuerpo se clavó.
El agua se revolvió
en el mar de Galilea;
ya su cabeza ladea
de aquel súbito temblor
que le causaba el dolor
cuando su cuerpo flaquea.

Murió sin sentir rencor
perdonando los pecados
allí, a los hierros clavados
resistiendo con valor.
Le miraba con amor
una Madre dolorida
que ya de dolor transida
escuchaba entre gemidos
como cesan los latidos
en aquella alma afligida.

Los cielos se amotinaban
el gentío raudo huía,
la tormenta les cubría,
las nubes les acechaban.
El cuerpo inerte llevaban
tapado con un sudario,
bajando todo el calvario
llegan a la sepultura,
donde una roca clausura
aquel lecho cavernario.
         
Los apóstoles le velan,
creen en su Resurrección
y orando con devoción
a las mujeres consuelan.
De los romanos recelan,
porque serán castigados
si acaso son apresados.
María, no esconde el llanto,
con el borde de su manto
limpia los pies horadados.

La campana repicó
resucitó al tercer día,
de la sepultura fría
ante ellos se presentó.
Tomás no se lo creyó
dudó de la profecía,
pero Él le bendecía,
cuando tocó su costado
Tomás cayó desmayado
 y su boca enmudecía.

Atónitos presenciaban
la Ascensión de Jesucristo
los apóstoles le han visto
y todos juntos oraban.
Mientras al cielo miraban
cuando Jesús ascendía
una nube les cubría
ocultando su visión.
Sintieron la bendición
del que nunca moriría.

Semana Santa 2016