domingo, 29 de junio de 2014












Como rosa de los vientos,

cual madona celestial

descendiste del sitial

al escuchar mis lamentos.

Calmaste los sentimientos

de un corazón malherido

que se sintió incomprendido

por culpa del desamor;

era mi cuerpo un clamor

esperando a ser querido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada