sábado, 25 de abril de 2015

GLOSA DE PIE QUEBRADO 3

A pesar del desengaño
de tus fingidos amores
no siento por tí rencores,
Pues nunca me hiciste daño.  

           
El bulevar de la vida
dejé marcado a mi paso
y aunque nadie me hizo caso
la cosa ya es bien sabida,
que al final de la partida
los vaivenes te hacen daño.
Pero aun conociendo el paño
yo siempre seré optimista
y levantaré la vista
a pesar del desengaño.
Nuestras vidas se cruzaron
en perdidos laberintos,
se mezclaron los instintos
y en un limbo se encerraron;
tus deseos se apagaron,
e ignorando tus rencores
llené tu lecho de flores
pero el amor ya quemaba
y la ceniza tomaba
de tus fingidos amores.


Duelen amores perdidos,
pero duelen más los celos
quedando atrás los anhelos
y aquellos tiempos vividos.
Son  placeres consentidos
que aprisionan los dolores
cuando mueren los amores
de un corazón que está herido.
Aunque sigue dolorido
no siento por ti rencores.



Fueron años salpicados
de encuentros y desencuentros,
amores ya casi muertos
en caminos embarrados.
Nuestros cuerpos enlazados
eran rescoldos de antaño
en eterno desengaño
navegando a la deriva.
Hoy, mi alma está más viva,
pues nunca me hiciste daño.
































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada