viernes, 5 de febrero de 2016

HALO MUSICAL







Volaban entre las teclas del piano,                                       
llevadas por el viento a su ventana,
dulces notas de mística pavana
bailando al son del roce de su mano.

Blanco marfil que pareciera humano,
etérea flor con cálida campana
despertando a la luz de la mañana
ojos tristes del caballero indiano.                                                      

Ermitaño en el árido desierto,
recuerdos y esperanzas olvidadas
son cruces que a su espalda van cargadas.

Heridas de su corazón abierto
la música en el alma arrinconaba                                           
soñando con la autora del concierto.

Una elegante dama, era por cierto,
y al galán en sus sueños presentía
interpretando aquella melodía.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada