sábado, 12 de junio de 2010

..... Y EL TREN PASA

A Toño, a sus diez años, le encantaba ir a la estación y ver los trenes con sus viejas locomotoras de carbón, los maquinistas negros de carbonilla, el humo inundando todo el andén y el pitido atravesando los oídos. Años después, Toño era Toni que iba Madrid a hacer una entrevista de trabajo. La locomotora también había cambiado, era eléctrica, de color verde oscuro y ya no expulsaba humo. Convertido en don Antonio, arrellanado en la butaca del AVE, cuya locomotora parecía más la cabecera de una nave espacial, trabajaba en su portátil, poniendo en orden los asuntos del día.

Enviado a “IV CERTAMEN DE RELATOS BREVES” de RENFE, 28 de Abril 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada