sábado, 8 de junio de 2013

ROMANCE DE "EL SERRANO"




Entre limoneros baja
por la vereda El Serrano
Viste la ropa de gala,
vara de fresno en la mano,               
la chaquetilla de pana,
camisa blanca debajo.   
En la boca la sonrisa
de galán enamorado.
Al encuentro se aproxima,
ella le estará esperando.
Aroma a romero y jara
en su cabello castaño,
labios color de la grana,
los ojos aceitunados.
Los novios al fin se encuentran.
Es el momento esperado,
con ansia de amores ciega
se funden en un abrazo.
Tapado tras una encina
alguien les está observando.
Una sonrisa mezquina
en su rostro ha dibujado.
De amores rondó a la moza,
ella lo fue rechazando.
El Manco no se conforma
-         en su día le apodaron   -
y persigue a la muchacha
cegado por sus encantos.
La tarde ya se termina,
el sol está en el ocaso.
Entre besos, la pareja
va deshaciendo el abrazo.
El muchacho ya se marcha,
ella se queda llorando.
De pronto, en el campo suena
el estruendo de un disparo.
El Manco, tras de la encina
con la escopeta en la mano,
en su rostro una sonrisa,
ve doblegarse al Serrano.
La chica corre alocada
hasta llegar a su lado.
Junto a él cae de rodillas.
Rosas de sangre han brotado
sobre la blanca camisa
que la niña había bordado.
Por la sinuosa vereda
escapa corriendo El Manco.
Entre verdes limoneros
quitó la vida al Serrano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada