martes, 11 de febrero de 2014

S O N E T O




Cómo prende el amor, acaso quema,                       
si el corazón se siente incomprendido.                 
Se perdieron las flechas de Cupido                                  
dejando en los sentidos el dilema.

Si al cuerpo sirve el alma como emblema,
desengaños del no correspondido
quedaron en lamento suspendido
fulgente como el brillo de una gema.
 
Llore aquel corazón desconsolado                       
al otro corazón por el que pena                              
y no siente su pecho enamorado.

Tal vez se aplacaría  su condena                                                  
con otro amor, quizá desengañado,
hondo abismo que los sentidos frena.

Andrés Tello






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada