viernes, 28 de noviembre de 2014

APARICION








Corrimos detrás del viento
las hojas nos azotaban
como manos que brotaban
para absorber nuestro aliento.

Allí, cerca del convento
las campanas repicaban,
nuestros sentidos notaban
de su tañer el lamento.

Fue breve la aparición,
vimos gente que rezaba
mientras al cielo miraba,
-tal vez fuera una ilusión-.

Llorando su sufrimiento
a nuestros ojos mostraban
esa lluvia que calmaba
la sed de tanto sediento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada