domingo, 12 de febrero de 2012

       Otoño que los árboles desnudan
de sus hojas, ayer frescas, hoy caducas
Cielo enrejado de nubes y celajes
esperando la lluvia transparente
donde flotan las palabras que antes fueron
cargadas de amor, hoy desencanto.
Huellas de un verano ya olvidado,
de susurros y latidos, de promesas.
Tierno mensajes mecidos por las olas
en la arena del mar, siempre soñado.
Caricias que el viento ya borró
del cuerpo enamorado y cálido.
Volvió el otoño barriendo en su viaje
cataratas de anhelos inminentes,
palabras que nunca se dijeron
admirando la desnudez radiante.
Travieso otoño que cobras tu peaje
al efímero amor, que como hojas
caduca y muere.
Recuerdos que siempre quedan en el aire.

Andrés Tello
Enero 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada