domingo, 12 de febrero de 2012

V I E N T O


Del río oigo el murmullo
por la ribera sonando
y escucho la voz del viento
bajando por la ladera.
Ante el calor de la lumbre
en la chimenea siento
crepitar añosos troncos
y el temblor del ventanal.
En el viejo desván cruje,
allí, donde las palomas velan
esperando la mañana.
Amanecer brumoso,
llora la niebla, abre el cielo,
el viento se vuelve brisa
y en lo alto, tenues rayos
anuncian un nuevo día.

Andrés Tello
Enero 2012


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada