sábado, 20 de octubre de 2012

PASION Y FUEGO



                                                              
Su cabello aún tenía el aroma de la leña quemada en la chimenea. La noche anterior, delante  del fuego, habíamos hecho el amor. Se vistió y con las manos alisó las arrugas de su falda. Los últimos reflejos de la lumbre se fijaron en su rubia cabellera. Se acercó a mí para poner sus labios en mi mejilla. Los retuvo un momento y a continuación se marchó.
Me levante de la cama y miré por la ventana. Aún pude verla entre la multitud que llenaba la calle. Más adelante, un coche abriéndose paso se puso a su altura. La puerta delantera se abrió y ella se sentó al lado del conductor. Unos minutos antes de marcharse, había llamado por teléfono a su marido para que viniera a recogerla al domicilio de una amiga.
Marqué el teléfono de mi casa.
Andrés Tello

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada